Así como dedica tiempo a mantener impecable toda tu casa, debes tomarte unos minutos para higienizar tu lavadora, ya que si, donde limpias tu ropa estará muy sucio con frecuencia, gracias a los desechos o polvo que tus mismas prendas van desprendiendo en cada lavado.

Muchas personas jamás le han prestado atención al asunto, pero tampoco te alarmes, con realizar una limpieza profunda al menos 2 veces al año será suficiente y mantendrás tus piezas en mejor estado, sumado a que el aparato no se deteriore tanto.

¿Por qué limpiar tu lavadora?

Cada vez que pones una carga de ropa a lavar, ellas van soltando toda la suciedad y polvo que traen del entorno, el mismo se acumula en rincones o los filtros de tu lavadora, lo que termina siendo demasiados desechos para soportarlo.

Al no realizar una limpieza eficiente, el mismo se volverá a soltar con los golpes del agua y la tela, así que prácticamente no estarás haciendo nada por tus valiosas prendas de ropa.

Es cuestión de solo poner unos minutos de tu tiempo, cloro o vinagre para completar el proceso para que tus aparatos (secadora y lavadora) no se terminen dañando sin necesidad.

¿Cómo se limpia?

  • Empezaremos con el tambor de la lavadora, es decir, la parte donde pones todas las piezas de ropa que pongas a lavar, el mismo se debe limpiar con media taza de vinagre, que debes depositar en los depósitos del detergente y poner a cumplir un ciclo de lavado.
  • La parte clave para una buena limpieza es el filtro, pero antes de buscarlo tienes que desconectar tu lavadora para que no tengas un accidente. Es importante hacerlo, allí van a parar muchos desperdicios como papeles que estaban en los bolsillos o monedas. Al tenerlo en mano, hay que pasarlo por vinagre o lejía, luego devolverlo a su sitio.
  • En tu lavadora, una de las partes menos asistidas es la goma, pero allí de igual manera van a parar muchísimas partículas de polvo. Sin sacarla por completo, hay que pasarle un pañito de limpiar remojado en cloro, hasta que esté reluciente y no se vean aglomeraciones de suciedad.
  • Finalmente, para que quede impecable, hay que sacar los compartimientos donde se pone el detergente y suavizante, en el caso de que no se desmonten debes hacerlo con cuidado. Un poco de cloro o vinagre, un paño y listo, libre de bacterias.