Qué hay que tener en cuenta en la limpieza del almacén de una empresa. ¿Conoces la técnica de las cinco eses?

Sabemos que una buena organización de la empresa implica un ahorro de tiempo, espacio y recursos. Por eso, cuando hay un stock grande, recurren a un almacén para mejorar el almacenamiento.

Las empresas que fabrican o distribuyen productos quieren saber cómo limpiar el almacén. Esta tarea es fácil y a la vez imprescindible si queremos que nuestro negocio salga adelante.

La técnica de las cinco eses

Se trata de un método japonés de orden y limpieza. Esta técnica ha sido recomendada por el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene de Trabajo en España. Recoge las siguientes prácticas:

  • Clasificación: El espacio de un almacén es un bien valioso y limitado.

Lo primero que se debe hacer es retirar los elementos innecesarios del lugar de trabajo y dar prioridad a los que se usan con más frecuencia.

  • Orden: Hay que proporcionar al personal de la empresa medios para localizar de manera sencilla el material almacenado, al igual que las herramientas y los materiales.
  • Limpieza: Dentro de la planificación global de limpieza, se deben incluir taras diarias de saneamiento de los espacios de trabajo.
  • Señalización: Los avisos de seguridad y señalización permiten indicar al personal el estado de las áreas que se están limpiando.
  • Control: Se busca la continuidad de los cuatro pasos anteriores, haciendo partícipe a toda la plantilla de empleados. El objetivo es un buen resultado en la limpieza y el orden del almacén.

Elementos que forman parte de la limpieza de un almacén

Los almacenes, sean grandes o pequeños, deben estar en buenas condiciones, tanto en pasillos que tienen que estar libres de obstáculos como también en el sistema de colocación de los productos que se guardan. Para ello, hay que cuidar tanto la seguridad como la limpieza de estanterías y resto de superficies.

Las partes o elementos de un almacén susceptibles de limpieza son: Los suelos, que son las superficies donde más suciedad se acumula. A continuación, tenemos los techos, paredes, luces, maquinaria, que se llenan de polvo con el paso del tiempo. Y, en tercer lugar, la gestión de la basura que se genera, para que la zona sea ambientalmente lo más sostenible posible.

Según el tipo de negocio, el almacén necesitará limpiezas periódicas y, cada cierto tiempo, una limpieza más profunda, siendo recomendable que esta se realice durante las noches y los fines de semana.

¿Cómo se deben aplicar los productos de limpieza en el almacén de una empresa?

Para desinfectar a fondo el almacén deberemos ocuparnos antes de las áreas de mayor tránsito y contacto, como barandillas, pomos, baños…

Lo primero que debe hacerse es limpiar la suciedad con agua templada y jabón. Con esto conseguimos que cuando apliquemos los productos químicos, estos actúen mejor y hagan mejor el trabajo de desinfección.

La mejor forma de desinfectar es aplicar las instrucciones de los productos químicos usados. Algunos podemos dejarlos actuar sobre la superficie, mientras que otros no podemos dejarlos aplicados porque se puede estropear la superficie. Por ello se debe conocer bien cómo utilizar el producto.

Nunca mezclaremos un producto de limpieza con un desinfectante, como puede ser lejía y amoníaco, porque haber peligro de intoxicación.

Recuerda que una desinfección profunda del almacén es la forma más segura de mantener saludables a tus empleados. Ponte en contacto con nosotros y te ayudaremos a que tengas una limpieza integra y segura del almacén de tu empresa