Cuando trabajamos, es fundamental permanecer en un ambiente ordenado y limpio. Además, si disponemos de una oficina en la cual visitan los clientes y proveedores es primordial dar una buena imagen.

Para realizar la limpieza lo podemos hacer nosotros mismos, pero no depende solo de barrer y quitar el polvo, si no de mantener cada rincón impecable para crear un ambiente sano. Lo mejor es contar con un equipo especializado en limpieza.

Puntos clave al limpiar una oficina:

1.- Tirar lo que no se necesite y cuando se vaya a realizar la limpieza retirar lo que se tenga en el escritorio.

2.- Cambiar las bolsas de basura.

3.- Limpiar los muebles, dependiendo del tipo de objeto que se vaya a limpiar utilizar un trapo húmedo o para aquellos que son más delicados un plumero.

4.- Limpiar los dispositivos eléctricos con cuidado, tanto huellas como polvo.

5.- Los asientos de la oficina a la hora de limpiarlos, utilizar un producto acorde a la tela para no dañarlos.

6.- Limpiar y desinfectar baños debido a que son los lugares donde se encuentra mayor suciedad.

7.- Limpiar los suelos, en este caso los profesionales saben qué tipo de suelo es para que el procedimiento de limpieza no deteriore la calidad del material.

8.- Limpiar tanto persianas, marcos como cristales para que no queden manchas a la vista.

9.- Finalmente, utilizar productos que no sean tóxicos, que cumplan con los parámetros de sanidad y de esa manera no perjudiquen a los empleados.

En conclusión, es muy importante mantener diariamente una limpieza en la oficina tanto para la salud de los trabajadores como para crear una buena imagen de empresa.