Limpiar una tarima flotante puede representar un reto muy grande, debido a la dificultad que representan estos materiales para limpiarla, es por ello que vamos a darte unos consejos de como limpiar este tipo de tarima del modo correcto.

¿Qué es una tarima flotante?

La tarima flotante es un pavimento de madera las cuales no están pegadas o clavadas en el suelo, se coloca sobre el suelo original, así este no sufrirá daños ni desgaste.

La mejor forma de limpiar una tarima flotante

Lo primero es quitar el polvo de la tarima, pues si esta llega a mojarse entonces la suciedad se seca y se vuelve como una costra que será más difícil de limpiar.

Se recomienda usar una mopa, dado que son las ideales para las tarimas porque no dejan arañazos o en su defecto una aspiradora, teniendo en cuenta que no toque el suelo directamente para no rayarlo. Realiza las pasadas en la dirección de las láminas tanto con la mopa como con la aspiradora.

Lo siguiente es con un cubo de agua caliente y un fregasuelos especial para tarima, fregar la superficie con cuidado y cambiar el agua las veces que sean necesarias. Y para que quede mejor, realizar un secado con paños secos que absorban la humedad.

Truco casero

Otro modo de limpiar tarima flotante de modo fácil y lograr que este brille intensamente es con el truco de vinagre y el bicarbonato: mezcla esto con agua y con la mopa aplícala sobre la tarima flotante frotando y esparciendo. De esta forma el resto de detergentes que se quedan adheridos en la tarima desaparecen dejándolo brillante y reluciente como si fuera nuevo. No olvides secar la tarima después de fregarla para que quede perfecta.

Se recomienda hacer esto por lo menos dos veces a la semana, de modo que la suciedad no afectará la madera.

Acabar con manchas de la tarima flotante

Es inevitable que se derrame líquidos o comida sobre la tarima, por ello te damos unos consejos de como limpiar estas manchas:

Chicle o cera: ráscalo con una espátula de plástico y si queda mancha, con un paño mojado en agua caliente y vinagre restriégale un poco y seca con otro paño.

Manchas de grasa: debemos aplicar frío para que se endurezca por lo que utilizaremos cubitos de hielo envueltos en una bolsa para que cuando se deshielen no mojen la tarima. Cuando está la mancha dura pasamos al mismo proceso que con el chicle, rasca con la espátula de plástico, limpia la mancha con un paño mojado en agua y vinagre y sécala.

Manchas y rallas por zapatos: se pueden eliminar utilizando un borrador de goma.

Manchas de esmalte de uñas o pintura: utilizaremos disolvente o quitaesmalte siempre en un paño, no aplicaremos nunca directamente estos productos para evitar reacciones de la madera.

Si necesitas ayuda para la limpieza y mantenimiento de tu hogar no dudes en contratar nuestros servicios profesionales de limpieza de hogar Granada para mantener siempre limpia tu casa =)

Rate this post