Mientras más claro sea el color de tu sillón, más complicado se hará mantenerlo impecable con el uso, por lo que es importante tener un mantenimiento constante sobre esta superficie con productos aptos, es la única manera de que no se manche o deteriore.

Sumado al tema del color, hay que saber que la piel es bastante delicada, por lo cual se debe pensar muy bien antes de comprar cualquier tipo de químico en el supermercado, incluso existen fórmulas caseras para eliminar constantemente las imperfecciones que aparezcan y no dejarlo para una sesión de limpieza general.

Limpiando cuando no está gravemente sucio

Sean de piel o no, la primera parte es utilizar una aspiradora y esto debe ser constante, para que el polvo no se adhiera a la superficie, esto debe hacerse de la forma más delicada posible, tratando de que no queden aglomeraciones en las esquinas de ti mueble. El siguiente paso es pasar una toalla de agua con jabón (preferiblemente neutro), luego retiras el detergente con un paño con agua fría, finaliza con uno seco y listo, tendrás un sillón impecable sin perder la cabeza para conseguir el producto ideal para su material.

Daños graves: ¿Cómo limpio?

En este caso tampoco será muy difícil el proceso: Limpiador con aceite de pino, de nuevo no puedes olvidar el jabón neutro, apenas un chorrito de agua y con ambos haces una mezcla homogénea que restregarás con una esponja durante unos minutos, la idea es quitar todas las manchas o suciedad que puedas.

Para perfeccionar la labor, con un cepillo de dientes que ya no uses tienes que fregar las esquinas o rincones del sofá, así quedará mejor de lo esperado, únicamente debes pasar un poco de agua y una toalla seca para terminar este arduo trabajo.

Técnicas menos abrasivas

  • Si tu mancha no es muy grave, puedes tomar como consejo usar tu crema hidratante o limpiadora de piel, en caso de que no tengas más opciones.
  • En caso de que quieras cuidar tu economía, las toallas de bebé son ideales para tu sofá.
  • Los más tradicionales toman 2 posibilidades: Utilizar agua de limón o naranja (ambos cítricos y desinfectantes), que son excelentes. O en otro caso, un poco de cerveza y finalizas con un paño limpio, para que no queden restos de cualquier sustancia, es la forma perfecta de hacerlo todo con cosas que tienes en tu propio hogar.