En el mundo existen cocinas modernas de vitrocerámica, que son versátiles para cocinar platillos de manera más rápida que las cocinas convencionales, pero es más exigente en su limpieza a diferencia de las cocinas eléctricas o a gas ya que cuenta con una superficie muy delicada que puede rayarse o deteriorarse.

No muchos tienen una idea de cómo limpiar la vitrocerámica sin rayarla o dañarla y sin usar químicos que puedan deteriorar la superficie. Pero no es necesario que inviertas tanto dinero en limpiadores que a al final no darán buenos resultados, solo necesitas seguir estos útiles consejos.

Tips para limpiar la vitrocerámica

La vitrocerámica suele ser muy vulnerable a rayones y a pegársele residuos de comida que permanecen en su superficie por mucho tiempo, por lo que debes retirarlos lo más rápido posible para evitar tener que tallarlos. Sigue estos tips de cómo limpiar la vitrocerámica y la tendrás como nueva.

  1. Usa limón: En esas manchas muy difíciles de quitar, nada resulta mejor que echarles varias gotitas de jugo de limón, luego podrás pasar la rasqueta sobre la superficie y ¡adiós manchas!
  2. Hielo: Este es otro gran aliado para dejar tu vitrocerámica impecable. Pasa unos cubitos de hielo sobre la mancha y deja que actúen para enfriar la mancha. Después retírala con la rasqueta y saldrá fácilmente.
  3. Vinagre: Otro tip de cómo limpiar la vitrocerámica es mezclar un poco de vinagre con agua y aplícalo sobre la mancha. Deja actuar por varios segundos y retira la mancha con la rasqueta. Además de limpiar, el vinagre también le da brillo a la vitrocerámica.

Lo que no debes hacer

  • Frotarla con esponjas metálicas: Las esponjas de aluminio son las peores enemigas de la vitrocerámica. Si necesitas limpiar una mancha o residuo que no quiera salir, es preferible que utilices la rasqueta.
  • Usar limpiadores abrasivos: Contrario a lo que muchos piensan, los limpiadores abrasivos suelen deteriorar la vitrocerámica con su continuo uso.
  • Colocar envases plásticos sobre la superficie caliente: Esto es lo peor que puedes hacer con tu vitrocerámica, pero en caso de que sin darte cuenta hayas dejado un envase y se haya derretido, deberás retirar el plástico con la rasqueta antes de que se enfríe.

Para cuidar tu vitrocerámica, no tienes que complicarte la vida. Ya que has aprendido correctamente cómo limpiar la vitrocerámica solo debes ponerlo en práctica para tener tu cocina como nueva.

Si necesitas ayuda para la limpieza de tu hogar, este enlace puede ser de tu interés.