cómo limpiar oro blanco

Muchas veces no nos damos cuenta de que es importante limpiar las prendas de oro blanco hasta que las vemos perder su brillo y color, pero es algo que podrás realizar dentro de tu hogar sin perder mucho tiempo, así mantienes todo intacto sin importar que estén guardadas por años.

Los diversos tipos de metales blancos son delicados y eso no debemos olvidarlo, lo que más afecta es que se pongan opacos o queden con rallas por el roce, pero ambos problemas tienen una solución rápida, para lo cual te vamos a dar ciertos tips que te llevarán a una limpieza exitosa de toda la joyería que tengas.

Consejos para mantener tu oro blanco impecable

  • Cada pieza que tengas va recubierta por rodio, lo que da el efecto espejo, es decir, permite que todo se refleje, pero también es la parte que más se deteriora por el roce, esto se recupera con un baño de oro en una joyería.
  • Si tiene algún defecto esto lo resuelve un joyero profesional, no puedes hacerlo por tu cuenta. Ellos cuentan con los materiales ideales para rellenar o perfeccionar lo que lleves al taller, así que no tienes que preocuparte por nada más.
  • La primera opción es buscar un detergente que tenga quita grasa, que debes mezclar con agua en un cubo de plástico que uses para lavar, sólo tienes que ponerlos por 20 minutos allí y dejar en un paño para que se sequen por sí solos.
  • La forma predilecta es hacer una pasta viscosa con agua y bicarbonato de sodio, que debes restregar por aproximadamente 20 minutos en cada prenda, usando un cepillo de dientes que tengas en desuso. Después de que veas una mejoría vas a pasarlos por suficiente agua y secas, con una toalla que esté muy limpia.
  • La técnica más abrasiva es para prendas muy gruesas, para que no se dañen. Mezclas jugo de limón, agua que sea mineral y bicarbonato de sodio, pero debes hacer la limpieza de la siguiente forma: Primero sumerges en agua por 20 minutos o más, luego la cepillas con la pasta de bicarbonato y limón, finaliza enjuagando.
  • Cuando hay piezas lisas el trabajo es mucho más ligero, con pasar un cepillo con pasta dental que sea abrasiva, tienes más que suficiente, le devolverá el brillo en cuestión de minutos, pero tienes que pasarlos por abundante agua para terminar el proceso.