Sabemos que tener calefacción dentro de tu hogar es muy importante, sobre todo en los meses de invierno donde la temperatura podría ser de congelamiento, así que también debes interesarte sobre el mantenimiento de este dispositivo. La principal meta es que trabaje perfectamente durante muchos años, haciendo este procedimiento al menos una vez al año y así podrás notar si hay algún cable o pieza que deba ser cambiado, aunque este tipo de combustible es bastante práctico, sigue siendo indispensable mantener todo bien cuidado durante el tiempo que la usemos.

¿Cómo se limpia la caldera?

  • El primer paso es cerrar la llave de entrada del gas y desconectar el dispositivo de la toma de corriente.
  • Con un pincel lleno de gasóleo que esté limpio, puedes hacer la limpieza de los filtros, quitando las cenizas o suciedad acumulada.
  • Lo siguiente es limpiar el quemador, puedes hacerlo con una aspiradora para hacerlo más rápido. La otra posibilidad es usar un cepillo.
  • Finaliza con la parte interior de la caldera, desconectando todo y cambiando lo que sea necesario, sobre todo la boquilla inyectora, revisando también los inyectores del dispositivo.

Consejos para una caldera en buen estado

  • Lo primero es que vigiles la cantidad de combustible que está en el tanque, porque si llega al mínimo puede terminar en una tragedia. Dentro del combustible se puede acumular cenizas o impurezas que tapan los filtros, causando daño en la estructura.
  • Monitorear el sistema de ventilación, porque es allí donde se originan la mayor parte de las fugas de combustible. No te tomará mucho tiempo revisar cualquier defecto, adicionalmente puedes llevar a un especialista en estos aparatos para que te enseñe como es su manejo, qué piezas se deben cambiar con frecuencia y otros detalles.
  • Cuando pongas nuevo combustible (gasoil en este caso) debes mantenerlo apagado, una hora antes de ponerlo y una hora después. Con esto, evitas por completo que se obstruyan las tuberías, es importante para que no pases un mal rato o termines en un incendio, hay que prestar atención a esos pequeños indicios.
  • Cuando vayas a realizar el cambio de una pieza de la caldera, tienes que hacerlo con delicadeza para no fracturar algo. Al menos una vez por año hay que comprar partes nuevas, tratando de que no se deterioren al extremo y causen otro tipo de daños.