Normalmente cometemos demasiados errores cuando se trata delavar corbatas, algunas veces por ignorancia de lo delicadas que son y otras porque pensamos que en la tintorería solucionarán todo, sin saber que telas tan delicadas necesitan de otras precauciones al ser lavadas por alguna mancha o mal olor.

Si tú quieres que se mantengan tal cual las compras y que no pierdan ese brillo tan característico, tienes que evitar usar agua o dejarla remojar durante horas, esto únicamente va a deteriorar la tela y la textura que tiene, por lo que a mano, con la calma en tu hogar puedes limpiarla, dejándola perfecta.

¿Cómo lavar corbatas para matar bacterias?

Tal como decíamos, son extremadamente delicadas y su tela se daña con solo poner extremo calor en ellas, por lo que saber cómo lavar corbatas tiene sus trucos diversos y que puedes ir aprendiendo poco a poco.

Si llevas un tiempo usándolas con frecuencia, sabrás que se acumulan bacterias por el sudor y debes acabar con ellas para evitar una contaminación en tu piel, esto lo vas a lograr estirando la misma en una mesa para planchar, pones tu plancha (preferiblemente de vapor) a todo lo que da y la pasarás por encima de la corbata lentamente, a unos pocos centímetros para que ella reciba el calor necesario.

Lavando corbatas para quitar exceso de suciedad o polvo

Este procedimiento lleva un poco más de tiempo, pero valdrá la pena. Debes tomar agua tibia con champú de fibra de seda, allí introduces tu corbata y con mucha paciencia masajeas con los dedos, es importante no poner mucha fuerza para que no se dañe la tela. Enjuagar será sencillo: Pásala por un chorro de agua fría y pasa tus dedos entre ambas caras de la tela para quitar el champú, luego solo pon a secar en la sombra.

Lavado de corbatas para eliminar manchas

Respecto a cómo lavar corbatas con mancha hay 2 opciones: Si la mancha es ocasionada por algo no grasoso, solo con restregar suave con un paño lleno de agua saldrá toda la suciedad. En cambio, si se trata de grasas, debes poner talco para bebés en la pieza y dejar que se absorba, te darás cuenta al día siguiente al quitar el talco que la mancha irá bajando, solo debes repetir unas cuantas veces para que no quede ni siquiera una marca que dañe tu corbata.